Siempre nos han dicho que para la formación de unos huesos robustos y perfectos es necesario el calcio. Los medios nos han informado hasta el aburrimiento sobre lo importante que es el calcio para tener un sistema óseo en condiciones. Pero las investigaciones recientes apuntan en otra dirección ya que el que realmente es fundamental para tu sistema óseo es el Magnesio.

La Sociedad Académica de Pediatría (PAS) de Estados Unidos en un reciente estudio constató, que la clave para el desarrollo de unos huesos sanos durante la infancia era un consumo de magnesio y no solo de calcio.

Pero después de tantos años de la continua promoción por parte de  los medios y otras fuentes académicas, sobre el consumo de calcio en complementos alimenticios o añadidos en bebidas y alimentos, para tener unos huesos y dientes fuertes se ha empezado a cuestionar su eficacia.

Es fácil darse cuenta que básicamente la industria de productos lácteos creo esa creencia a base de repetición año tras año, durante décadas. Dando lugar a la total convicción, en toda la población, sobre el consumo de leche y quesos para tener suficiente calcio. Bueno dejarme decirte que es un dato falso.

Esto es debido al siguiente dato:

La pasteurización unicamente aporta carbonato de calcio y éste no tiene ninguna forma de entrar en las células sin un agente quelante.

Por lo tanto lo que ocurre es la siguiente situación:

Nuestro cuerpo para poder equilibrar en la sangre este carbonato de calcio, debe tomar calcio de nuestros huesos y tejidos.

Este proceso presuntamente es el responsable de la aparición de la Osteoporosis (reducción en la densidad de los huesos). Dato a tener en cuenta.  En otras palabras, si la leche es pasteurizada no es buena para nuestro cuerpo.

El Magnesio y su Relevancia

HECHO: Sabias que un consumo de 100 gramos de magnesio al día, aumenta un 2% la densidad mineral ósea (DMO).

Existen innumerables estudios realizados sobre el calcio y el magnesio.

El profesor Steven Abrams, del Colegio de Medicina en Houston, Texas, USA después de un estudio sobre ambos minerales, concluyó con una declaración inesperada en la sociedad médica. Dijo que el aumento en el consumo de magnesio a edades tempranas, es decir durante la infancia, es clave para un correcto desarrollo y conservación de la densidad ósea.

Sin embargo, respecto al calcio dejó bien claro que su consumo no se pudo relacionar con una mejora ósea.

Cabe destacar, según el profesor Abrams, que a pesar de lo anterioramente mencionado, esto no significa que no sea importante el calcio. Pero es el magnesio el que tiene una mayor presencia a la hora de tener unos huesos saludables.

La situación actual es complicada ya que como bien sabemos, se nos ha inculcado desde hace décadas  sobre la importancia de una dieta rica en calcio  ya desde niños. Y nuestros padres  solo recibieron esa parte de la información, quedando fuera otros minerales como el magnesio, el cual es esencial en el desarrollo óseo en los niños.

Esto produce dos hechos indudables:

1.- El consumo de productos pasteurizados lleva a un proceso de descalificación.

2.- Se crea una falta o merma desde la infancia en la ingesta de magnesio.

Estos dos hechos son los responsables directos del aumento significativo en los casos con una baja densidad mineral ósea según los estudios antes mencionados. Esto por supuesto se traduce en fracturas óseas.

Para respaldar estos datos voy a referirme a un informe realizado por la doctora Catheryn M Radyder, Universidad de Tennesse, Memphis. Este informe explica y muestra como el hecho de aumentar de manera paulatina el consumo de magnesio se consiguen mejoras en la densidad ósea, el cual según la doctora, desempeña un papel importante a la hora de metabolizar el calcio y obtener una mayor resistencia ósea.

El hecho de aplicar estos datos a la dieta desde muy niños reduciría los índices actuales de baja densidad ósea y contribuiría como no, a mejorar la salud pública.

Magnesio: un suplemento a tener en cuenta.

Los alimentos con un gran aporte de magnesio que debemos incorporar en nuestra dieta diaria son: frutos secos, todos los vegetales de hoja verde, semillas y cacao entre algunos. Pero para alcanzar la cantidad recomendada de 350- 400 miligramos debemos incluir algún suplemento o nutracéutico. 

El cloruro de magnesio y el magnesio quelado son los mas recomendables.

Mi consejo es tomar un suplemento que integre los 74 minerales que nuestro cuerpo requiere.

¿Quieres saber si te hace falta magnesio?

La falta de magnesio y sus consecuencias, son tales como:

  • Degeneración de los cartílagos y aparición de enfermedades como la artrosis y dolores articulares.
  • Molestias musculares como calambres, contracturas, hormigueos, entumecimiento, temblores.
  • Taquicardias, ritmos anormales del corazón y espasmos coronarios.
  • Hipertensión arterial.
  • Dolores de cabeza y de mandíbula por tensiones.
  • Vértigos.
  • Espasmos en los párpados, en el esófago, en el estómago o el intestino.
  • Hormigueo alrededor de la boca.
  • Fotofobia, dificultad para adaptarse a la luz, visión de lucecitas con los ojos cerrados.
  • Cansancio por la mañana al despertar, fatiga, debilidad.
  • Falta de apetito.
  • Vómitos y Náuseas
  • Opresión en el pecho y dificultad para respirar profundamente.
  • Estreñimiento.
  • Calambres menstruales.
  • Dificultad para tragar o sensación de nudo en la garganta.
  • Hipersensibilidad al ruido.
  • Deseos de consumir sal y chocolate.
  • Alteraciones del sistema nervioso: insomnio, ansiedad, hiperactividad, inquietud, ataques de pánico, fobias.

El hecho de tener al menos dos de estos síntomas aconseja algún suplemento de magnesio y notaremos la mejoría.

En NUTRACEUTIS disponemos de  magnesio y el resto de los 73 minerales necesarios para la vida en estas dos fórmulas:  Alkimia y Moshi-Moshi

Un baño de sales de Epsom, que contiene sulfato de magnesio, es perfecto para personas con carencia de magnesio, este  se absorbe a través de la piel y repone las reservas de magnesio.

Por Vicente Martinez