Mi nombre es María Leñero, soy naturópata y lo más importante soy “madre”.

Hace 8 años llegó a mi vida un ser maravilloso desde Rusia que me colmó y me dio mucho más de lo que yo jamás me había atrevido a soñar ni a desear en mi camino hacía la maternidad.

Mi hijo contaba ya con 3 años, y uno de los documentos que me entregaron fue su cartilla de vacunación rusa. Era una lista interminable y totalmente ilegible para mi (venía escrita en cirílico – sistema de escritura). Estaba vacunado de enfermedades que en Europa no somos capaces ni de imaginar.

Cuando llegué con mi hijo a España, pasó unas revisiones médicas muy exhaustivas en pediatría social. El equipo médico depende del país adoptante, dónde tienen en cuenta las características de salubridad y enfermedades que son comunes en su lugar de origen.

Mi sorpresa fue cuando me pusieron sobre la mesa un listado infinito de vacunas que debía  poner a mi hijo, algunas incluso ya estaban puestas, pero los médicos, por prevención decían, había que duplicarlas.

Una de las que me exponían era la vacuna contra el papiloma humano, que es un virus que se transmite sexualmente, me preguntaba si ésta no era inapropiada para un niño de 3 años, que venía sobrevacunado.

Pude comprobar, en lo más interno de mi ser, como la sociedad ejerce una fuerte influencia en nuestras decisiones, pensamientos y comportamientos.

Una de las primeras cosas que aprendí como madre fue que debemos reforzar el criterio propio, evitar cualquier pensamiento negativo y desarrollar una incesante necesidad de conocimiento. En ese momento fue sobre las vacunas.

Cada vez que se profundiza en un campo determinado, éste cada vez se hace más complejo en una secuencia infinita. Existen miles de documentos sobre vacunas y todo un campo abierto ante el dilema de vacunas si, vacunas no.

¿Enemigos Anti-vacuna?

Desde Nutraceutis, apoyamos el derecho de cada ciudadano de libertad de elección, como una libertad fundamental dentro de los derechos humanos; pero esto tiene una contrapartida y es la verdad sobre las vacunas. Así que nuestra obligación de obtener todos los datos e información a nuestro alcance para poder elegir desde el conocimiento y la responsabilidad.

Se han tildado a los “anti-vacunas” como enemigos desde la sociedad. Desde mi modesta opinión, los peores enemigos son quienes las utilizan como negocio y anteponen la ganancia a los criterios de salud de las personas.

Así que vamos a desgranar que es una vacuna.

¿Cómo funciona una vacuna?

Se introduce un patógeno en el cuerpo, entonces el sistema inmunológico genera anticuerpos para combatirlo. Dependiendo de nuestra respuesta inmunológica, nuestro organismo responderá de una forma u otra.

¿Qué ingredientes contienen las vacunas?

  • *Virus vivos.
  • *Virus muertos.
  • *Virus fraccionados.
  • *Bacterias fraccionadas.

A poco que se profundice en la materia descubrimos que no solo contienen virus y bacterias, también nos encontramos con estos curiosos ingredientes:

*Suero Bovino de vaca: Extraído de la piel de la vaca. Cuando se inyecta provoca trastornos del tejido conectivo, artritis y lupus, dificultad para respirar, dolor de pecho y reacciones en la piel.

*Sorbitol: Edulcorante sintético que se metaboliza muy lentamente y agrava el síndrome del intestino irritante.

*Cloruro de sodio: Aumenta la presión arterial e inhibe la contracción muscular y el crecimiento.

*Timerosal: Un mercurio neurotóxico que causa el autismo. “Hay 25 mcg en una vacuna promedio contra la gripe, y el límite de seguridad de la EPA es de 5 microgramos, por lo que los niños que están vacunados con múltiples vacunas, reciben más de 10 veces el límite de seguridad de mercurio en un solo día.

*Formaldehído: Líquido altamente cancerígeno utilizado para embalsamar cadáveres. Clasificado como uno de los compuestos más peligrosos para la salud humana, puede causar daño al hígado, problemas gastrointestinales, deformación reproductiva, problemas respiratorios y cáncer.

*Fenoxietanol: Un éter de glicol/químico; altamente tóxico para el sistema nervioso, los riñones y el hígado.

*GMS (Glutamato Monosódico): Cuando se inyecta se convierte en una neurotoxina, que causa transtornos del sistema nervioso central.

¿Por qué los efectos secundarios de las vacunas no nos afectan a todos de igual manera?

Sencillo, por las diferentes respuestas inmunitarias que nuestro organismo es capaz de producir. Cuando nuestro organismo está demasiado toxificado tiene reacciones descontroladas frente a moléculas externas, reaccionando con un ataque a los virus que estamos introduciendo.

Los tóxicos normalmente están presentes en cantidades muy pequeñas en nuestro cuerpo, pero una exposición continua puede ocasionar que no seamos capaces de eliminar en la medida que intoxicamos y originemos una acumulación excesiva.

Detrás de múltiples patologías existe un exceso de toxicidad.

La verdad sobre las vacunas: exceso de toxicidad en el cuerpo

Seas defensor o detractor de las vacunas, hay un hecho irrefutable y es que cuanto más potente sea nuestro sistema inmunológico y más libre de toxinas este nuestro organismo, más saludables y resistentes ante cualquier virus, bacteria o patógeno externo seremos.

Tenemos un gran aliado que nos ayuda a conseguir un óptimo estado de salud; gracias a Alkimia y a su excelente capacidad para depurar, nutrir y desintoxicar, encontramos una mezcla capaz de producir resultados espectaculares como base para la salud general, la prevención y la reparación de múltiples dolencias.

Ingredientes de Alkimia:

Zeolita: Capta metales pesados y es un gran activador del sistema inmunológico, ya que limpia la sangre, el sistema linfático, el sistema glandular…

Moshi Moshi: Fuente de minerales con vitamina D. Son la base principal de la salud.

Novaflora: Flora intestinal beneficiosa compuesta de microorganismos que nos ayuda en la absorción de nutrientes formando en nuestro organismo un ecosistema completo.

Este maravilloso producto nos ayudará a tener una calidad de vida excelente en todos los niveles y edades.

Tenemos derecho a vivir plenamente, sin enfermedades, es la principal razón por la que recomiendo este maravilloso nutracéutico, porque nos ayudará a alcanzar el más alto nivel de salud, previniendo, protegiendo y restaurando nuestro organismo.

Es necesario ser constante y escoger que tipo de influencias permitimos en nuestras vidas.

Y siempre termino preguntándome ¿de dónde nace esa necesidad imperiosa de enfrentar a personas pro-vacunas y anti-vacunas?

Por María Leñero Naturópata